EN RAZO TORTAZO

El día de noche buena salimos a surfear un poco en Razo, en las webcam se veía el mar con una tendencia a estar más bien tranquilo, pero horas más tarde al llegar allí, con la marea llena y con alguna de las series que veíamos llegar, la tendencia era a intimidar hasta al más osado, pero una vez que uno viene con la idea da cosa dar marcha atrás, además ya nos habíamos metido en condiciones peores otras veces. En esta situación si la cosa se pone fea se cogen olas rotas, de segunda mano o te pones a jugar un poco con las fuertes espumas. Yo y José fuimos entrando, mientras Chisco que estrenaba kayak, tubo que esperar por Pablo que le traía el traje neopreno que se había olvidado.



Todos

Lo peculiar de este día era que se daban situaciones de casi calma total, que te invitaban a entrar, como diciéndote: ¡pasa, pasa que no hay problema!, para luego levantarse una serie impresionante que parecía decir: ¡has picado!, no te daba tiempo a decidir si escaparse o cogerla. Y fue aquí en donde en una de estas sorprendentes series tienes que tomar la decisión de cogerla o remontarla, sabiendo que en estos momentos la duda es la peor de las opciones, reaccione rápido decidiéndome por ir mar adentro e intentar el remonte antes de que rompiese esa montañita que se me venía encima, a medida que iba hacia ella, me di cuenta que no me iba a dar tiempo y fue entonces cuando hice lo que no debía, dudar, volcar a propósito para ocultándome del impacto bajo casco o seguir subiendo la ola esperando que no rompiese, decidirme por lo segundo fue la causa del tortazo, en ese momento justo en la cresta a punto de salvarme y con la puñetera gravedad llevándome la contraria, me vino en mente las imagenes de Antxon Arza con las muletas en al filo de TVE, toda una advertencia para todos los valientes de este deporte, en fin ¿por donde iba...?, si, me estaba cayendo de espaldas en una gran ola que no pude remontar, así que apretando los dientes me prepare para el leñazo, sorprendentemente la caída fue suave por lo que supongo que la popa debió entrar de punta suavizando el impacto, estando boca abajo y cuando creía que lo peor había pasado, la rotura de la ola hizo salir mi kayak y mis piernas disparados, cosa que mi columna vertebral no acepto de muy buen grado arqueandose de un latigazo contra el casco de mi barco, mi remo cogió un camino diferente por lo que no hubo más opción que hacer un poco de natación y salir del kayak, al subir a la superficie me estaban esperando José para echar un cabo, pero le hice señas de que se largara por que otro par de olas se acercaban y convenía pasarlas sumergido, afortunadamente y con el aliento un tanto escaso, volvió un momento de calma que me permitio dedicarme a labores natatorias e intentar regresar a la orilla. Recupere el remo y aunque en Razo las corrientes son bastante frecuentes, con un poco de paciencia, mucha calma y aprovechando las olas rotas a favor, fui llegando a la orilla un tanto magullado. Vaciando el kayak en la arena llegaron Anxo, Carlos y poco mas tarde Chisco y Pablo, lo primero que hice fue avisar a Pablo, menos experimentado, de lo difícil del día de hoy. Aun así, más tarde, se atrevio unos minutos congiendo alguna que otra ola y no irse asi de vacio.


Pablo y Jose

Chisco deseoso de probar su nuevo barco, no se acobardo por la situación, pero entrando en el agua comprobo la inestabilidad de su nuevo kayak, que junto con el mar del día de hoy no lo tubo nada fácil para entrar, necesitara de más días para hacerse con las nuevas características de la Mega en fibra que promete mucho, pero deberá hacer pruebas en condiciones más benévolas. Habiendo aprendido la lección volví a entrar trabajando esta vez en una zona más segura y cogiendo algunas olas menos problematicas, Carlos menciono que en Razo no se siente muy a gusto y que no le inspira mucha confianza, pero este arenal es diferente cada día y cuando no hay olas en ningún lado, aquí las encuentras y cuando entra mar, entra de verdad, en cuanto a la calidad de sus olas, la acreditan la cantidad se surfistas que hay cada jornada, para mi uno de sus inconvenientes.


Jose en Razo.

Como veis en este relato y como es costumbre en este blog, nos desnudamos y contamos nuestros fracasos con naturalidad siempre con el fin de sacar partido de ellos, mostrando las posibles consecuencias de malas decisiones que puede llevar este deporte. El resto de los días de la navidad salieron estupendo, pues a pesar de la mala mar, nos metimos más días que en todos los meses del otoño juntos, incluso algunos tuvimos tiempo de intentar fotos y vídeo, como este.


Video: Surf en Navidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

VALORACIÓN DEL SHARK DE RPF

Jose Piñeiro 4º en Peniche

Jose Piñeiro vence en Peniche