DEL PLASTICO A LA FIBRA

Hace unos meses, pensando en la compra de un nuevo kayak, aún no tenia claro si mi paso seria ir hacia el mundo del rodeo con un barco corto, o hacia el surf tradicional con un barco de fibra y quillas. Valorando las pocas veces que me acerco al rió y las muchas que me acerco a la playa, junto con la cercanía del mar, mi decisión debería ser y a la postre ha sido un kayak surf especifico. Algunos dicen que hacen surf con esos cortos barcos,  pero más bien hacen rodeo en las olas del mar, y es admirable, divertido o emocionante esa modalidad  pero lo que  entiende la gente al oír la palabra surf, no es eso, si no algo más similar a lo que realiza en tabla por ejemplo el Kelly Slater ese. En definitiva, que me he pasado a la fibra y me he  comprado el nuevo kayak  Mega Scarab, el más adecuado a mi talla y peso que he podido encontrar.




Hace unos días tuve la oportunidad de probar esas nuevas sensaciones, la primera palabra que vino a mi boca en cuanto di unas paladas con mi nuevo kayak de fibra fue, desequilibrio, sientes que apoco que te despistes volcaras lateralmente, de modo que no puedes relajarte ni en  agua tranquila, tus caderas y abdominales están trabajando constantemente para poder mantener la estabilidad del barco. A cualquier palista de pista oír esto le dará la risa, pero los habituales del kayak ludico que usamos barcos pesados con fondo redondeado, cambiar a un casco en uve o plano y en fibra, supone todo un nuevo reto. Las dificultades se terminaron ahí por que al coger mi primera ola la sensación de velocidad y deslizamiento de estos barcos no tiene nada que ver, la ligereza de la fibra te da una sensación de agilidad y capacidad de maniobra que con el plástico, más pesado, no podrías ni imaginar.



Pero lo más importante en lo personal es que por fin puedo tener un barco en el que mis pies esten comodos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

VALORACIÓN DEL SHARK DE RPF

Jose Piñeiro 4º en Peniche

Jose Piñeiro vence en Peniche